Confieso que me encanta comer, aun no defino si como por ansiedad o si realmente es amor a la comida, suelo decir muchas veces la frase: “no tengo hambre pero puedo comer”. Después de haber pasado por gastritis, cálculo en los riñones, colón irritable, estreñimiento, etc, etc, me he vuelto muy escéptica con las dietas y todos los comerciales de comida saludable que veo.

Cada vez que voy a un médico y me enseñan que hay en los últimos avances y cada vez que investigo creo darme cuenta (es una opinión personal) que la forma actual de como nos alimentamos esta muchas veces manipulada por grandes empresas, sus intereses y los medios de comunicación; pero para no desviarnos del tema, con esta introducción quiero decirte que no creo que existan dietas ideales o que todos debamos comer lo mismo, sin embargo la mayoría de los estudios coinciden en que todos necesitamos ciertas cantidades de carbohidratos, proteínas, grasas, vitaminas, minerales y agua (los detalles y donde encontrarlos depende mucho de tus requerimientos actuales y esto honestamente debes verlo con un buen médico).

Sabiendo ya esto y conversando con tu médico el te dirá cantidades y donde encontrarlos, lo que yo me atrevería a comentarte es que trates dentro de lo posible de comer alimentos lo más naturales posibles evitando todo lo procesado, que evites alimentos con azúcar (no es solo porque engorda, tiene peores consecuencias como el desarrollo del Alzheimer), al igual que las bebidas sin azúcar que tienen edulcorantes que afectan tu microbiota y te mantienen tan adicto al “dulce” que realmente no puedes tomar o consumir alimentos sin este exceso en el sabor. 

También me gustaría comentarte que de todas las veces que he ido al médico en todas me han pedido que elimine los lácteos de mi dieta, te doy las razones que me han dado: casi el 80% de las personas no toleran la lactosa, simple: porque la leche de vaca es para sus hijos, no para HUMANOS y más allá de eso el proceso de industrialización hace que consumas preservantes, sangre, pus y contiene caseína que causa inflamación en los tejidos blandos. De aquí viene mi duda, honestamente ¿comemos o nos alimentamos?

Mientras ves todo con tu doctor, te puedo dejar dos recomendaciones que a mi me han ayudado mucho a tener una mejor digestión y alimentación:

1. Trata de comer un lugar tranquilo, lento, saboreando los alimentos, trata de no comer discutiendo o de mal humor.

2. Mastica tus alimentos al menos unas 20 veces para facilitar la digestión y para darle tiempo a tu estómago de que asimile lo que está consumiendo.

3. Procura comer hasta donde te sientas bien, no que quedes a punto de reventar. 

Un abrazo,
Estefany

Add Your Comment

Suscribete

nuestro boletín

© Estefany Cortez - All rights reserved. | Powered by Unlimited Digital