¿Agradecimiento? ¡Sí! Por muy raro que parezca.

Comprendo por completo que ahora mismo estás pensando que tu vida es un caos, que te pasan muchas cosas malas y como puede ser posible estar agradecido con eso. Por mucho tiempo he pensando así y aún me cuesta muchas veces agradecer, pero esta es una práctica muy poderosa que te va a permitir mantenerte ecuánime y realmente voltear hacia el otro lado y ver las cosas simples de la vida por las que puedes estar agradecido.

Los seres humanos vivimos de alguna manera encadenados, nos aferramos a lo agradable, al placer y queremos más y más, apartando lo incómodo, doloroso porque no nos gusta lo desagradable. Estamos como congelados todo el tiempo por nuestros impulsos de tratar de evitar el dolor y de prolongar el placer.

Sin embargo, el agradecer honestamente por cosas que consideramos muchas veces irrelevante, como tener un par de piernas que te llevan a todos lados, el tener a todo tu círculo cercano con buena salud, poder mirar la sonrisa de tu hijo todos los días, te permite salir un poco del loop negativo de todo lo que sientes que está mal en tu vida, dejando así de retroalimentar toda esa negatividad, miedo, ansiedad. El agradecimiento te permite voltear hacia el dolor con ternura, siendo amables con nosotros mismos, reconociendo que son un flujo de sensaciones que siempre están cambiando, como también te abre una puerta a enfocarte en todas esas cosas hermosas que ya tienes y que quizás has estado descuidando.

Intenta todas las noches antes de dormir, agradecer por 3 cosas que hayan ocurrido ese día, por alguna persona, por algún gesto por muy pequeño que te parezca. Hoy yo agradezco por ti, porque estas aquí, por tu salud y por tu vida.

Suscribete

nuestro boletín

© Estefany Cortez - All rights reserved. | Powered by Unlimited Digital