La forma como nos relacionamos con nuestro entorno es fundamental para una salud integral. No es sólo alejarnos de personas tóxicas como muchas veces pensamos, porque quizás la mitad de las veces somos nosotros los tóxicos.

Existe una falsa creencia de que los demás siempre tienen la culpa de lo que nos sucede y aunque yo personalmente considero que no elegimos (al menos no conscientemente) donde nacemos, nuestras familias y el entorno, lo que si creo es que a nuestra edad adulta es donde ya podemos tomar decisiones propias, podemos elegir poco a poco ir transformando nuestro entorno desde nuestra transformación personal y desde allí, ir eligiendo entornos en los que nos sintamos más cómodos y queridos.

También es importante que sepamos, que nuestro diálogo interno (qué se ha desarrollado en gran parte según cómo ha sido nuestra niñez y nuestra relación con las primeras personas con las que hemos tenido contacto) es un reflejo de cómo llevamos la vida, podemos decir lo que queramos, podemos inventarnos historias para que otros crean que somos felices, plenos, pero no podemos mentirnos a nosotros mismxs, tú y solo tú sabes cómo es vivir contigo, con tus pensamientos, miedos y ansiedades. Y aquí es donde te digo que tú mismo puedes ser la mayor toxicidad en tu vida, los demás a veces solo nos refuerzan lo que ya llevamos dentro.

Por lo pronto te dejo algunos ejercicios para que conozcas cómo es tu entorno, cómo te relacionas con él y algunas cositas que puedes hacer para sumar a tu salud en
general.

Un abrazo,
Estefany

Suscribete

nuestro boletín

© Estefany Cortez - All rights reserved. | Powered by Unlimited Digital